Orquídea phalaenopsis, la mariposa de las flores

post2-orquidea-01

 

La phalaenopsis es la familia de las orquídeas más común y popular y es fácil de encontrar en cualquier jardinería, por eso suelen ser también un buen recurso a la hora de regalar una planta.

Su nombre “phalaenopsis” quiere decir “parecido a una mariosa”, y es que la forma y colores de la planta recuerdan a un tipo de mariposas de asia. Es conocida por su belleza y majestuosidad, parece que vuele, intentando escapar de sus tallos, como haría el bello insecto.

Son plantas que en la naturaleza crecen en las ramas de los árboles y entre las rocas, son diferentes a las demás, sus raíces crecen hacia el exterior en busca de luz y nutrientes, es una flor que está “en movimiento”. Tienen unas grandes hojas de color verde que les permiten crecer y unos pétalos o “alas” de colores intensos.

Para cuidar la phalaenopsis tenemos que tener en cuenta su origen, por eso es importante ponerla en un entorno donde se sienta cómoda.

Necesita mucha luz para crecer sana y fuerte, pero siempre evitando el contacto directo con la luz del sol, eso podría dañar sus hojas. La temperatura perfecta para esta orquídea es de entre 22 y 25 grados, aunque soporta muy bien la humedad. Para regarla tenemos que utilizar agua mineral, la del grifo no sirve dada su dureza y cantidad de minerales. Es importante no “ahogarla” nunca y vaporizar agua también por encima de sus hojas, eso le ayudará e coger colores más vivos y bonitos.

La phalaenopsis es una planta muy bonita y con carácter propio, perfecta para obsequiar a alguien o para decorar cualquier casa, oficina o tienda.

Si tienes alguna duda sobre esta hermosa flor o cualquier otra no dudes en contactar con nosotros y te aconsejaremos.

Eva Navarro

Comparte con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario