El poder de las flores llega a la gran pantalla con Loreak

Desde Navarro Floristas creemos que este film es una gran muestra del poder de las flores y de cómo nos ayudan a transmitir esas emociones que por nosotros mimos no somos capaces de expresar.

Loreak es una película vasca que traslada por primera vez al cine la pasión y las emociones que se esconden detrás de las flores.

Las flores que vieron en la cuneta de una carretera fueron el origen de que José María Goenaga y Jon Garaño, directores de Loreak, decidieran grabar esta película. “Partes de la imagen de las flores en la carretera y te empiezas a preguntar cosas. Es una imagen que resulta casi agresiva, porque apela en seguida a tus sentimientos, piensas en seguida en la tragedia”, dice José María Goenaga.

Loreak, que significa flores en vasco, llega a la gran pantalla como un homenaje a las emociones que estas esconden. En esta emotiva historia el argumento gira en torno a una mujer (Nagore Aramburu) que recibe un ramo de flores anónimo todos los días a la misma hora. El misterio llega cuando dos acontecimientos abruptos ocurren a la vez: se interrumpe el envío de las flores al mismo tiempo que un compañero de trabajo de la mujer muere en un accidente de tráfico.

Esta hecho sirve como punto de partida para el resto de las tramas de la película donde los demás personajes se enfrentan a la muerte de alguien cercano a su manera, con las flores como recordatorio o simplemente como una forma de seguir adelante.

Las flores transmiten en la película todos aquellos sentimientos que los personajes no son capaces de expresar. Jon Garaño aclara que “lo que proyectan para nosotros las flores es lo que proyectan para los personajes. Es un objeto que en sí no tiene significado, pero en la sociedad adquiere un montón: se utiliza para mostrar amor, afecto, duelo. Tienen múltiples funciones”.

Desde Navarro Floristas creemos que este film es una gran muestra del poder de las flores y de cómo nos ayudan a transmitir esas emociones que, a veces, no somos capaces de expresar.

En Loreak, película rodada en euskera, todo se mueve alrededor de la energía de las flores y su fuerza, sobre su poder estabilizador, y también desestabilizador. Recibir un ramo de flores, regalar un ramo, cuidar las rosas de ese ramo…mientras vemos la relación que mantienen los personajes, las flores nos transmiten el estado interior de cada uno de ellos.

Sus directores José María Goenaga y Jon Garaño han conseguido con esta obra, su segunda película, un gran éxito tanto de la crítica como con el público en el Festival de San Sebastián así como en el de Londres. La sensibilidad de las flores llega a la gran pantalla de la mejor manera posible.

Los amantes de las flores, como nosotros, tienen una cita obligada con el cine para ver Loreak. Esperamos que os guste.

Nosotros volvemos la próxima semana con un nuevo post. Gracias por estar ahí.

Comparte con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario