Córdoba, el centro de las flores. Festival de los Patios

patio con flores de Córdoba

El Festival de los Patios Cordobeses se celebra la 2ª y 3ª semana de mayo cada año. Los Patios de Córdoba (Patrimonio de la Humanidad) viven su máximo esplendor durante estos días. Todos los propietarios de patios que participan en el festival abren sus patios para que el público pueda visitarlos.

patios de Córdoba

Los patios de Córdoba pueden ser vistos durante el Festival pero también puedes verlos el resto del año concertando una visita. Por supuesto, mayo es el mes propicio pues todos los patios están vestidos de flores.
Una de las fiestas más apetecibles para las personas amantes de la flores son estos singulares recintos, considerados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO desde el año 2012 y que son visitados por miles de personas de todo el mundo. En los últimos años, hasta 50 patios han participado en el certamen, que se premia a los patios más bellos.

Los propietarios cuidan como a un niño cada flor que puebla sus patios, que se abren al público en el momento álgido de la primavera. Dejan, durante dos semanas, sus casas expuestas a las miradas de sus convecinos, curiosos y turistas de medio mundo.

Este año se ha notado mucha afluencia de público extranjero, que ha crecido tras la obtención del título de la UNESCO de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

El concurso del 2014 ha entregado además una mención de honor al patio de la calle Marroquíes, uno de los más famosos y más premiados en la historia del concurso.

El patio de Marroquíes es casi un barrio dentro de un barrio, destaca por la flora que lo adorna, una explosión de flores y de color, se siente más como un ramo de flores gigante que como un patio.

Los patios cordobeses son el alma de la ciudad. El espacio principal de las casas y el escenario donde transcurre la vida de sus vecinos, siendo decorados y cuidados como uno de los mayores tesoros de la ciudad. Un patio típico cordobés ofrece paredes de cal llenas de jazmines y madreselvas, macetas de geranios, gitanillas, alelíes, claveles y rosas, y a veces con parras y hiedra en forma de arcadas naturales. Algunos incuso tienen pozos, fuentes. No existen dos patios iguales. Una sinfonía de color, sonido y olores por las más de 600 calles, callejas y callejones del casco histórico de Córdoba.

Eva Navarro

Comparte con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario